lunes, 11 de diciembre de 2017

Santoña I: serreta mediana, colimbos, barnaclas…
Llegas y lo primero que te llama la atención es que hay agua por todas partes y con agua hay aves. Miles de aves. Aves por todos lados aunque cuando hablas con alguien de aquí te dicen que todavía no hay mucho pero, no se dan cuenta, que en el interior estamos secos, completamente secos…
Santoña rebosa vida. Mires donde mires hay aves. En esta primera entrada voy a contar el viaje en barco que realizamos con aves cantábricas por las marismas. Viaje en el que Alejandro García nos mostró todo sus saber y conocimiento de este lugar tan bello y maravilloso. Nos embarcamos con grandes ilusiones de poder disfrutar de la marisma y sus habitantes.
El primero y el último en aparecer fue un colimbo grande. Ave impresionante, de fuerte pico, cuello robusto y pinta de cormorán cuando lo ves a distancia. Salía. Cogía aire y se sumergía nuevamente. Se estaba alimentando.
Ave proveniente del ártico que cría en Groenlandia, Islandia o Norteamérica que pasa el invierno en estas marismas junto con otro colimbo, el colimbo chico que también viene del ártico y del que vimos varios ejemplares.
Es el más pequeño y extendido de todos los colimbos; con un pico más fino, menos robusto y aspecto más frágil. También se alimentaba constantemente. Su actividad era febril. Se sumergía y salía sin descanso. Nos mostraba su destreza en el buceo. Al igual que el colimbo grande (y la mayoría de los patos buceadores) tiene las patas muy atrás en el cuerpo para así desplazarse más eficientemente bajo el agua aunque en tierra le hace ser un poco patoso.
Pasará el invierno aquí, en Santoña y luego volverá a sus zonas de cría en el norte de Rusia, Groenlandia, Islandia y norte de Canadá.
Casi noventa barnaclas carinegras hay ahora mismo en las marismas. El año pasado pasaron de las cuatrocientas. Su número ha ido aumentando exponencialmente en los últimos años, sobre todo por la proliferación de su comida preferida, un alga, la zostera marina.
Este pequeño ganso también proviene del ártico. De dos zonas concretas: del norte de Rusia la subespecie nominal bernicla y la hrota proveniente de Groenlandia y norte de Canadá. Aquí, en Santoña, la que se encuentra normalmente es la subespecie bernicla, aunque por ejemplo, el año pasado aparecieron dos ejemplares de la subespecie hrota. Todavía hay una tercera subespecie que no llega hasta nosotros, es la nigricans que vive en el noroeste de Canadá, Alaska y Siberia oriental.
Acostumbrado a ver muy pocas barnaclas carinegras, lo máximo que he visto en las Lagunas de Villafáfila han sido tres ejemplares en 2015, encontrarte con unas noventa es un espectáculo fascinante. Se movían tranquilas, comiendo y observando como una fila de caballos pasaban muy cerca de ellas.
Una preciosa serreta mediana (y única en la marisma) apareció en la lejanía. Era un hembra solitaria entre azulones, agujas y rabudos.
Lo primero que te llama la atención es el pico. Pico largo y delgado que tiene unos pequeños “dientes aserrados” (de ahí su nombre) para sujetar mejor a sus presas. Otra ave del norte que baja hasta Santoña en invierno. Ave que parece el pinocho de las aves con ese pico tan peculiar. Ave que fue toda una agradable sorpresa encontrarnos.
Continuamos en nuestra ruta con un sinfín de observaciones: agujas colinegras y colipintas, ostreros, ánade silbón, ánade friso, zarapito real y trinador, gaviota sombría, reidora y patiamarilla, espátulas, zampullín cuellinegro…
Preciosos ostreros alimentándose.
Una enorme variedad que nos sorprendía constantemente. Entre cormoranes grandes y moñudos, garcetas comunes, reales y grandes apareció la majestuosa silueta del águila pescadora.
Allí estaba. Posada en un magnífico oteadero. Esperando. Decidiendo cuando emprender el majestuoso vuelo que revoluciona a los miles de silbones, ánades reales, frisos, rabudos y cucharas que deambulan por la marisma.
Este invierno hay dos ejemplares en Santoña. Dos águilas pescadoras que pasarán aquí todo el invierno y, quién sabe, si en algún momento se decidan a criar en esta zona.
Tres zampullines cuellirrojos aparecieron casi a la vez que la pescadora. Estaban bastante lejos pero con el telescopio se veían muy bien. Este zampullín es casi idéntico al cuellinegro pero, en esta época su cabeza “plana” le delata sin remisión.
Fotografía testimonial de dos de los zampullines cuellirrojos.
Es el zampullín más escaso que tiene sus principales cuarteles en Finlandia además de Dinamarca, Suecia, Rusia o Noruega desde donde nos visita en invierno. Experto buceador, como todos los zampullines, que tiene las patas muy atrás (como comentaba anteriormente) para facilitar la inmersión y el buceo que le permite tanto alimentarse como escapar de cualquier peligro. También pudimos ver otros miembros de su familia como el cuellinegro, el chico y el somormujo lavanco.
Zampullines cuellinegros.
Gavión atlántico (la gaviota más grande de Europa), charrán patinegro, tarros blancos…Santoña es un espectáculo de vida. Es un deleite para los sentidos. Es un lugar que hay que visitar para conocerlo y aprender de todo lo que allí se puede encontrar.

3 comentarios:

  1. Enhorabuena por la visita! Bien aprovechada como has dejado bien claro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sitio tan maravilloso como Santoña hay que intentar aprovecharlo a tope. Espero que te guste la siguiente. Un saludo y gracias por el comentario.

      Eliminar
  2. Veo que te ha gustado Santoña, jejeje. Todavía no está en su mejor momento, en enero se pone más potente. Muy chulo el reportaje Jose, un abrazo desde Cantabria.

    ResponderEliminar